Después de un breve periodo de vacaciones, volvemos a la carga con las pilas cargadas. Esta vez vamos a “exprimir” todo lo que necesitas saber para elegir la memoria principal o memoria RAM para tu PC y no morir en el intento.

A simple vista puede parecer fácil y solemos pensar que no hay que dedicar demasiado tiempo a elegir la memoria RAM de nuestro equipo, si piensas así, te equivocas. Elegir la memoria RAM para una configuración no es solo la cantidad, es un mito que a más Gigas más velocidad, y por tanto, mejor rendimiento. La memoria RAM no mejora la velocidad del equipo. Hay que tener en cuenta otros factores como la latencia, la frecuencia o el tipo de memoria RAM que necesitamos, ya que no es lo mismo un portátil que un sobremesa, aunque ambos sean DDR4.

Por tanto, en esta entrada vamos a desglosar “lo básico” para que no tengas dudas y sepas “un poco de todo”, de esta forma evitarás gastar de más y evitarás el cuello de botella.

Memoria RAM – El uso de tu equipo INFLUYE

No os vamos a mentir, si tu equipo va enfocado al hogar, tareas de oficina o como media center, es ilógico que gastes de más en la memoria principal o memoria RAM, puesto que la mejora de rendimiento que van a ofrecer van a ser prácticamente nulas. Además si tu placa base o tu procesador no es compatible con memorias de alta frecuencia estarás gastando de más y haciendo cuello de botella en tu equipo.

Por otro lado si tenemos una APU AMD la cosa cambia, ya que la tarjeta gráfica integrada utiliza la memoria principal o memoria Ram del equipo como memoria de vídeo. Por tanto, a mayor frecuencia obtendremos mayor rendimiento en juegos, en algunos caso en más de 12 FPS respecto a memorias estándar, te lo explicamos más adelante.

Por tanto si tu equipo esta enfocado para oficina, hogar, servidor e incluso edición, no es necesario invertir demasiado en en memorias con una frecuencia alta. Por otro lado, si su uso va enfocado a jugar, CAD o edición de video si es recomendable tener en cuenta los aspectos que vamos a ver a continuación.

Memoria RAM – Tipos de memoria: DDR3 y DDR4

Antes de empezar tienes que tener en cuenta que si tu equipo no hace uso de memoria DDR3 y usa DDR2 o inferior deberías replantearte cambiar de equipo, ya que mínimo tendrá 10 años, aunque si le tienes aprecio te damos algunos consejos en esta entrada.

La memoria DDR3 es aquella que usan los procesadores con socket: 1155, 1150 en Intel, mientras que en AMD hacen uso de estas los socket: FM2(+), AM3 y AM1. La memoria DDR4, la más actual, a día de hoy solo se usa en sockets Intel, concretamente en el 2011 y en el 1151.

Por tanto en función  de tu procesador utilizarás una o otra. Pero la pregunta del millón es ¿qué diferencia existe entre unas y otras?:

Memoria RAM – DDR3

Su frecuencia estándar fue durante un tiempo 1333, aunque con el tiempo se subió hasta 1600, siendo la mayoría de procesadores compatibles con esta frecuencia. Por tanto si quieres montar un equipo cuya memoria RAM es DDR3 tendrás que elegir memorias que sean CL10 con una frecuencia de 1600 Mhz (lo explicamos más abajo). Una frecuencia mayor puede provocar cuello de botella en según que equipos, mientras que, una alta latencia puede provocar lentitud en ciertas tareas (conversión de video, extraer archivos…).

La mejor opción dentro de las memorias RAM DDR3 para equipos estandar son las Kingston HyperX Fury, podemos encontrar los módulos de 8 GB a 1600 Mhz por 30 euros en Amazon, un precio sensacional.

Memoria RAM – DDR4

Por otro lado las memorias DDR4 son las más recientes y, las cuales, están en continua evolución. Actualmente la frecuencia base es 2133 (casi el doble que las DDR3) y su latencia estándar se encuentra en CL14, un poco más alta que las DDR3, pero se compensa con su frecuencia superior. En estas memorias estamos en la misma situación:  Una frecuencia mayor a 2133 puede provocar cuello de botella en según que equipos, mientras que, una alta latencia puede provocar lentitud en ciertas tareas.

La opción mas sencilla y con mejor relación calidad precio, a día de hoy son las Kingston HyperX Fury DDR4, de las cuales podemos encontrar los módulos de 8 GB a 2133 por 35 euros en Amazon, no hay más que hablar a cerca del precio, el cual es muy ASEQUIBLE.

Memoria RAM – Latencia

Una vez tenemos clara que tipo de memoria RAM usa nuestro equipo tenemos que fijarnos en la latencia de los módulos de memoria RAM que vayamos a comprar. Lo ideal en memorias RAM DDR3 es CL9 o CL10, mientras que en memorias RAM DDR4 lo recomendable es CL 14 (ya que no existen módulos inferiores).

La latencia influye en nuestro equipo en ciertas tareas como la descompresión de archivos, instalaciones o conversiones. Por tanto para la edición de video es muy recomendable que la latencia sea lo más baja posible, para jugar, sin embargo, la latencia no influye.

En los PC enfocados para el hogar, tampoco vamos a notar demasiado la diferencia por la latencia, quizás en juegos si usamos un PC con la gráfica integrada.

Memoria RAM – Frecuencia

La frecuencia de trabajo indica el número de ciclos que la RAM puede realizar en un segundo, por tanto a mayor frecuencia más tareas realizaremos por segundo, aunque claro, en función de la frecuencia tardará más o menos.

Todos los procesadores que usan memoria DDR3 soportan un máximo de 1600 Mhz, mientras que los procesadores con memoria DDR4 soportan un máximo de 2133, entonces ¿cómo podemos usarlas? Muy sencillo, las placas base con chipset de gama alta (hablamos de esto en esta entrada) pueden desbloquear las memorias Ram de alta frecuencia consiguiendo 2400 Mhz en DDR3 y 3600 o más en DDR4. Por tanto solo si tu placa base soporta este tipo de memoria RAM podrás subirle la frecuencia.

Existe una leyenda por Internet que dice que lo mejor son las memorias DDR3 con frecuencia 2133/2400 Mhz con CL9, consiguiendo mayor rendimiento que las memorias DDR4 incluso. Esto es mentira, te explicamos por qué:

Por ejemplo las G.Skill Ripjaws DDR3 a 2133 Mhz (la mejor opción calidad precio) tienen un problema en frecuencias alta. Si nos paramos a analizar sus especificaciones encontramos esto “9-11-11-31”, ¿que significa esto?:

A 1333 Mhz tendremos CL9
A 1600 Mhz tendremos CL11
A 1833 Mhz tendremos CL11
A 2133 Mhz tendremos CL31

Por tanto estas memorias, en realidad son 1600 Mhz CL11 y la mejor frecuencia para estas es 1833, ya que, subirlas a 2133 Mhz penalizará demasiado a nuestro equipo, haciendolo algo más lento en ciertas tareas.

Por tanto, a la mejor opción si tu equipo lo permite son las RAM CL9 (11) y subirlas a 1833 para no penalizar nuestro equipo. Entonces, ¿cuál es la diferencia respecto a DDR4?, muy sencillo, a 2133 tenemos CL31 en DDR3, mientras que en DDR4 tenemos CL14, la mitad.

Memoria RAM – Dual Channel

El Dual Channel es otro aspecto muy importante a la hora de elegir la memoria principal de nuestro equipo. El dual channel se activa cuando utilizamos dos módulos con iguales prestaciones (cantidad, latencia y frecuencia), lo cual agiliza los ciclos, pudiendo acceder antes a la memoria. ¿Cuándo usaremos dual channel? Lo haremos en dos casos, el primero es que nuestra placa base tenga cuatro zócalos para la RAM y el segundo para una APU.

Si nuestra placa solo tiene dos zócalos de RAM lo lógico es solo usar un módulo de 8 GB para que, en el futuro, podamos ampliarlo a 16 GB, si ponemos dos módulos de 4 GB nos cerraremos puertas de cara al futuro.

Por otro lado, si tenemos una APU, lo lógico es usar dos módulos de memoria RAM, para que de esta manera uno vaya enfocado a VIDEO y el otro a TAREAS, evitando así bajadas de FPS a la hora de jugar.

Memoria RAM – En conclusión

A la hora de elegir la memoria principal de nuestro equipo es importante no solo centrarnos en la cantidad, sino en la calidad de estas. Por ello es importante prestar atención tanto a la latencia como a la frecuencia de los módulos de memoria para evitar tanto cuello de botella como penalizaciones de rendimiento por no elegirlas correctamente. No olvides que debes saber que tipo de memoria usa nuestro procesador, ya que comprar DDR4 en un procesador que solo admite DDR3 no encajará.

Si vamos a usar más de un módulo de memoria RAM hay que tener en cuenta que ambos deben de ser iguales en prestaciones (latencia, frecuencia y almacenamiento) para evitar incompatibilidades y reinicios no deseados, para así poder tener un equipo estable y eficiente. Siguiendo estos aspectos podremos podremos conseguir una gran experiencia con nuestro equipo y no olvides que, a la hora de jugar, mejor en PC.