Que Placa base elegir, a veces, puede convertirse en un verdadero infierno, puesto que la placa base es el intermediario de todas las piezas del ordenador, y el que garantiza su funcionamiento.

El tipo de socket, los puertos PCI express, salidas hdmi, vga, puertos USB 3.0… la placa base es algo fundamental y clave en un ordenador, a veces, ahorrar en este aspecto puede suponer problemas de incompatibilidad presente o futura, por lo que te recomendamos que estés muy atento para no arrepentirte a la hora de elegir la placa base de un PC.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir una placa base?, te lo explicamos:

1. El procesador y nuestra placa base

Como ya comentamos en este articulo, no puedes utilizar un procesador para socket 1155 en una placa base compatible con procesadores 1150. Por tanto el socket de la placa debe coincidir con el del procesador.

Pero… ¿qué es el socket?, lo más sencillo del mundo, es el zócalo o ranura donde se incorpora o “engancha” el procesador. En Intel el significado de los modelos 1155 o 1150 es el número de pins o “patillas” que tiene el procesador.

Es muy recomendable que cuando elijas un procesador y elijas una placa te asegures en la página del fabricante de los procesadores compatibles y del consumo de estos. Más de una vez hemos visto problemas con las placas con socket AM3, ¿por que? Porque existen procesadores con mas potencia que, algunas placas no soportan, suele pasar mucho con placas económicas y los procesadores FX 8320 o superiores o con placas base FM2 y FM2+.

Si según el fabricante si es compatible con nuestro procesador, perfecto, pasamos al segundo punto.

2. La memoria ram y nuestra placa base

Como vemos en el artículo de memorias ram existen varios tipos, DDR y DDR2 (antiguas) y DDR3 (actuales). Las cuales van desde 1 Gb hasta 16 (individuales). Por tanto asegúrate antes de comprar la placa que esta soporte mínimo 8 Gb de ram, y si la placa base es compatible con el dual channel.

Pero realmente el tipo de memoria y el tamaño no es relevante a la hora de comprar una placa base puesto que todas suelen ser compatibles. Recordamos que para jugar necesitamos 8 Gb, mientras que, para trabajar o editar necesitaremos 16 Gb como mínimo.

Lo relevante es la frecuencia y la latencia de las memorias Ram y aquí es donde se pierde la gente, en el articulo memorias ram explicamos una a una sus diferencias. A la hora de comprar la placa comprueba que sea compatible, por ejemplo con memorias de 2133 MHz. Si tu placa no es compatible con estas memorias y son las que tienes, el ordenador normalmente las bajará a 1600 Mhz, pero en algunos casos es posible que no arranque, así que mucho ojo-

3. La tarjeta gráfica y nuestra placa base

Punto más peliagudo, puesto que, muchos fabricantes no dan información al respecto y, se producen muchas incompatibilidades entre la placa base y la tarjeta gráfica.

Normalmente todas las tarjetas gráficas son compatibles, tenga la placa PCI E 3.0 o no. Pero si la tarjeta gráfica necesita alimentación extra (no solo desde el PCI) y el procesador también es potente, suele pasar que la placa no pueda con todo y, aunque la fuente tenga la suficiente potencia, la placa provoque que el ordenador se apague (nos pasó con un modelo económico de ASROCK para el socket AM3+ y con otra gigabyte).

Si tienes dudas con tu placa base y no encuentres información en la página del fabricante, en esta página nos puedes consultar dejando un comentario.

4. El tamaño y nuestra placa base

Cada placa base es un mundo y, muestra de ello es su tamaño. Existen varios tipos de tamaño, y cada una enfocada a un público distinto:

No es lo mismo montar un pc en el salón para reproducir películas que un ordenador muy potente para jugar. El primero deberá de ser compacto y silencioso, mientras que el segundo, tendrá otras prioridades como el número de tarjetas gráficas o las fases de alimentación.

Estos son los tamaños que podemoplaca_bases encontrarnos para nuestra placa base:

  • Placas base ATX: Son las placas base estándar, con un tamaño de 30,5×24,4 cm. Suelen dar la posibilidad de incorporar 4 módulos de memoria ram, así como varios puertos PCI y PCI express.
  • Placas micro-ATX: Son hibridos entre las placas base estándar y las compactas. Existen modelos con las mismas características que las placas base ATX.  24×24 cm.
  • Placas base mini-ITX: Son las placas base más compactas que existen, por lo general solo traen una ranura para PCI y 2 módulos de ram, pero su tamaño es de 17x17cm, compactas y manejables.
  • Otros tipos: Como las extend-atx entre otras, son placas dedicadas a servidores o con fines industriales.

5. El chipset y nuestra placa base

En nuestra placa base, un factor a tener en cuenta es el chipset. Técnicamente hablando el chipset es un conjunto de circuitos diseñado en base a la arquitectura del procesador. Esto se traduce en que, segun el chipset de nuestra placa base, tendremos distintos resultados con el rendimiento de nuestro PC. Si quieres montar un ordenador basico, el chipset de la placa base no va a influir mucho, puesto que si no vas a hacer overclock o  vas a utilizar varias tarjetas gráficas, es una tonteria invertir mucho en un chipset mejor.

¿Qué ventajas tiene una placa base con un chipset superior? Muy sencillo, en primer lugar más frecuencia de memoria ram, aunque tengas unas memorias de 2400 Mhz, si tu placa no es capaz de mover 1600 se genera un cuello de botella. Como ya hemos dicho antes, tambien influye a la hora de hacer overclock (conseguir mayor frecuencia) o utilizar la tecnología multi GPU.

En conclusión, el chipset es algo a tener en cuenta en nuestra placa base si queremos montar un PC gamer, porque por lo general querras usar memorias ram com mayor frecuencia y hacer overclock al procesador para conseguir mayor rendimiento.

6. Tus necesidades repercuten en la placa base

Hay placas base con características que, dependiendo del usuario pueden ser imprescindibles, siempre que tengas claro el uso que va a recibir tu equipo.

A continuación te dejamos una lista de características que debes tener en cuenta a la hora de adquirir la placa.

  • 2 Puertos PCI Expres: Para poder incorporar a tu equipo dos tarjetas gráficas para hacer Sli o Crossfire, este aspecto es importante de cara al futuro que le quieras dar a tu placa base.
  • 4 entradas para memoria RAM: Fundamental en cualquier placa base de tamaño ATX, para aprovechar al máximo el dual-channel, tanto en el presente como en el futuro y tener amplias posibilidades de expansión.
  • Conexión USB 3.0: Si el frontal de tu caja tiene puertos 3.0 para aprovecharlos al máximo, así como cuantos puertos integrados tiene la placa base.
  • Salidas de vídeo: Si vas a montar una APU quizás necesites salida HDMI o DVI, fijate bien en que te ofrece la placa base.
  • Salidas de sonido: Hay placas base con tarjeta de sonido integradas muy potentes.
  • Receptor Wi-Fi: Si no quieres depender de un usb externo, hay placas base con esta función integrada.

Conclusiones

En conclusión, asegúrate que la placa base es compatible con tu procesador, puesto que es el que tiene más riesgo de romperse, puesto que, los pines, son delicados.

Asegúrate también de que la placa base sea compatible con la frecuencia de tu memoria RAM (el estándar es 1600 MHz) y con tu tarjeta gráfica, investiga.

Por último, anticipate a tus necesidades, por llamarlas de alguna forma, básicas. Puertos usb, salidas de vídeo y demás para evitar sustos de última hora, una APU con una placa base sin salida VGA, DVI o HDMI… sin comentarios. Siguiendo estas pautas estarás más cerca de sacar el máximo provecho de tu ordenador.