Antes de comenzar este artículo de opinión decir que vamos a tratar un tema muy polemico, no apto para fanboys de consolas y en la que dentro de mi propia subjetividad voy a tratar de ser objetivo. Ni que decir tiene que respeto a los jugadores de consola, yo mismo lo soy, pero digamos que, el ecosistema entre consola y PC es diferente.

Y todo esto empieza cuando se cumplen 8 años del lanzamiento de Crysis, la pánacea gráfica por excelencia del mundo del PC, que, aunque se lanzó para consolas, Crytek se obsesionó por demostrar lo que pueden correr los PC con un hardware superior a consola, y es que a día de hoy no hay juego “next-gen” que superen al juego de Crytek, el cual tiene unos gráficos impresionantes, un juego de luz muy superior a lo mostrado en UE4 y todo esto sin mods… y sí, tiene 8 años este juego.

Pero entonces… ¿por qué nos llegan versiones similares a consolas con requisitos desmedidos? Marketing. Nos venden que las consolas tienen una potencia impresionante, y que esta generación iba a ser 60 FPS y 1080p. Más lejos de la realidad vemos como PS4 miente con la resolución de sus juegos como Killzone: Shadow Fall con una resolución de 960*1080, un chiste, o como, en XBO no pasamos de 900p a 30 FPS. La ventaja de esto es que cualquier PC de 350 euros como este, puede correr los juegos a resoluciones similares con una calidad grafica igual o superior, con el On-line gratuito (y los juegos, si eticamente lo permites, tambien), o incluso, con un PC de 600 euros puedes jugar casi a todo a 1080p 60 FPS, con todas las ventajas que supone jugar en PC.

Ordenadores capaces de correr juegos actuales a un precio muy ajustado, ¿cuál es el problema?. Muy sencillo, los jugadores exigentes, un jugador de PC quiere el mayor rendimiento, la mayor calidad gráfica posible y la mejor experiencia de juego, ya que un PC es más caro que una consola por lo que este sobre coste debe de estar justificado. ¿Cuál es la realidad? Juegos prácticamente iguales que en consola con mejores texturas y filtros, mejor resolución y tasa de imágenes, por lo demás, lo mismo, muy lejos del ya comentado Crysis con 8 años a sus espaldas. Todo esto es en parte culpa de las consolas, pero más aún del usuario, que traga con todo, traga con entregas anuales mal optimizadas y absurdas (como AC: Unity, un desastre), juegos desarrollados en exclusiva para consolas y que, a la hora de portearlos a PC… sin comentarios (Como Batman Arkham Knight) o juegos que nos muestran un impresionante apartado gráfico para la next gen, en este caso ya la actual, y que, a la hora de comprobar el rendimiento, tienen que cortar por lo sano para que el juego sea jugable en consola (véase The Witcher 3, The Division o incluso Watch Dogs) y por no hablar de los abusivos DLCs a precios desproporcionados que en muchos casos son necesarios para comprender el juego en sí, ya que sino esta incompleto (L.A. Noire, Mass Efect 3…) o para desbloquear personajes que, antiguamente, se hacia jugando y no pagando (Street Fighter).

En conclusión, el mundo del videojuego esta viviendo una “casualización”, los usuarios que más demandan estos productos son “gamers” casuales que juegan a juegos más bien enfocados al tema online y competitivo, algo muy bueno para los e-sports (los cuales apoyamos firmemente) pero completamente destructivo para jugadores de la vieja escuela que quieren pasar horas y horas con un juego, y, sobre todo disfrutar. Esto se traduce en abusivas prácticas que acaba pagando el usuario final, vendiéndonos juegos incompletos en los que tenemos que pagar para encajar la historia.

Pero no todas las empresas son autodestructivas con sus propias creaciones, aunque CD Project: RED hizo un gran “Downgrade” con The Witcher 3, ha conseguido actualizarlo en PC con unos gráficos más que dignos, una historia con más de 100 horas y dos DLC que más que esto son “Expansiones”, que alargan el juego unas 100 horas más. Ojalá todas las compañías tuvieran el espíritu de esta gente y que, sobre todo miren por el usuario.